¿Qué son las cartas del tarot?

Todas las personas están familiarizadas con la baraja estándar. La baraja de 52 cartas fabricada por grandes empresas. Los números van del as al diez, hay tres figuras: reyes, reinas, jotas, y cuatro palos: los tréboles y las espadas son negros, los corazones y los diamantes son rojos. Este mazo es probablemente en lo que usted piensa cuando escucha las palabras «juego de cartas». Esta baraja se usa para jugar Poker, Truco, Pirámide, Spider, etc. Sin embargo, es posible que se sorprenda al descubrir que este tipo de mazo de naipes es solo uno de los muchos que se usan comúnmente en todo el mundo.

La baraja que se ha descrito anteriormente es la baraja francesa, y es la variedad más extendida de naipes. No obstante, está lejos de ser la única. La baraja alemana, por ejemplo, tiene palos de bellotas, corazones, hojas y campanas, y solo tiene 32 cartas porque no incluyen los números del 2 al 6.

En esencia, la baraja de Tarot no es tan diferente: es simplemente una forma diferente de definir los palos y los significados de las cartas.

Como otras barajas, las barajas de tarot suelen tener cuatro palos. Estos pueden variar un poco, pero los más comunes son probablemente los bastos, espadas, copas y oros. Los bastos a veces se pueden reemplazar con palos y los oros a veces se reemplazan con estrellas. Cada uno de estos palos tiene 10 cartas numeradas y cuatro figuras.

Lo principal que distingue a las cartas del Tarot de otras barajas de cartas es que tiene un conjunto dedicado de «cartas de triunfo» que se destacan por encima de las otras cartas. Hay 21 de estas cartas de triunfo, y en lugar de un palo, cada una de estas cartas tiene nombres individuales, que van desde el Número 1: El Mago hasta el Número 21: El Mundo. También hay 1 carta adicional, “El loco”, que es una carta especial con sus propias reglas en la mayoría de los juegos de Tarot. En las barajas de ocultismo, el loco a menudo se agrupa con los triunfos y se le da el número 0. ¿Quieres saber más sobre esto? Pincha aquí

Historia de la baraja del Tarot

En Europa se han encontrado barajas que se asemejan a las cartas de juego modernas desde finales del 1300, y se cree que fueron traídas desde una zona de Egipto conocida como Mamluk. Estas barajas tenían muchas características reconocibles, incluidos cuatro palos del mismo tamaño, que son similares a las cartas del mismo palo en una baraja de tarot.

Pero, estas barajas no se convertirían realmente en barajas de Tarot hasta mediados del siglo XV, cuando se empezaron a añadir cartas con ilustraciones alegóricas a las barajas estándar de naipes. Estas barajas se conocieron como Trionfi, que significa Triumph (Triunfo), y que evolucionó hasta convertirse en la palabra inglesa “Trump”. En los primeros días, estas barajas habrían sido pintadas a mano y eran muy raras.

Como la mayoría de los naipes, las cartas del Tarot se usaban, y todavía se usan en gran parte de Europa, para jugar juegos de cartas. Se cree que las barajas del tarot se originaron en Italia y se extendieron por gran parte de Europa. A medida que se extendían, los mazos a menudo eran modificados por las diferentes regiones, al igual que las reglas de los juegos que se jugaban.

Hay muchas variedades de juegos de Tarot que se juegan en Europa en áreas como Italia, Francia, Alemania y Suiza, y aunque todos tienen ligeras diferencias, muchas de las reglas son las mismas. Si bien estos juegos nunca se popularizaron realmente en las partes del mundo de habla inglesa, todavía se juegan ampliamente en muchos países, particularmente en Italia y Francia.

El místico mundo del tarot

En muchos lugares las cartas del tarot son mucho más conocidas por su asociación con la magia y lo oculto. Casi desde su primera invención, algunos consideraron que los juegos de cartas eran instrumentos inmorales, debido a sus asociaciones con los juegos de azar.

El uso de naipes para la adivinación, conocido como cartomancia, tiene referencias que se remontan posiblemente a la década de 1400, y sin duda se extienden hasta mediados de la década de 1700. Si bien el uso de naipes para la adivinación puede parecer insignificante, en realidad es un paso bastante natural.

A lo largo de la historia de la humanidad, casi todo lo que tuviera un elemento de aleatoriedad repetible se utilizó para la adivinación. Actualmente, el acto de leer las cartas ha sido más práctico que místico. Para la gran mayoría de personas alrededor del mundo, las cartas nunca han sido un intento equivocado de predecir el futuro. Sino más bien, un medio divertido y creativo de reinterpretar las cartas y aceptar un presente incierto.

Leave a Comment