¿Qué es un aditivo antibacteriano?

Algunas personas luchan por tenerlo en todos sus productos mientras que otros simplemente no saben que puede usarlo para hacer que casi cualquier producto o superficie sea resistente al crecimiento de microbios. Entonces, ¿qué es un aditivo antibacteriano? ¿En qué tipos de materiales se puede incorporar? Y lo que es más importante, ¿cuáles son sus beneficios?

¿Qué es un aditivo antibacteriano y cómo se incorpora a un producto?

Un antibacteriano se define como algo que puede resistir, inhibir y prevenir el crecimiento de microbios, incluidas las bacterias y el moho. Los aditivos antibacterianos actúan en contra de los agentes patógenos. A diferencia de los desinfectantes, que proporcionan una actividad residual limitada, la tecnología antibacteriana integrada trabaja para reducir continuamente la cantidad de microbios en un producto.

Bactiblock ha aprovechado las propiedades de los materiales antibacterianos, también conocidos como «ingredientes activos», y los ha formulado en una gama de aditivos antibacterianos.

Cuando es integrado en la etapa de fabricación, un aditivo antibacteriano brindará protección al producto las 24 horas del día contra el crecimiento de microbios, bacterias, hongos y algas.

Las formulaciones de estos aditivos se basan en una serie de factores que están presentes en el material objetivo y los procesos de producción. Bactiblock ofrece aditivos antimicrobianos en formas liquidas o en polvo.

Una vez que se infunde en un producto, un aditivo antibacteriano funcionará continuamente para hacer que un producto sea más higiénico, minimizando el potencial de contaminación cruzada y extendiendo la vida útil del producto.¿Cuántos tipos de tecnologías de aditivos antibacterianos existen?

Los aditivos antibacterianos suministrados por Bactiblock comúnmente utilizan uno de los tres activos clave: plata, zinc o cobre. La plata es la tecnología más utilizada en el mundo en gran parte debido a su éxito histórico como antibacteriano, su rendimiento de amplio espectro y su idoneidad para su implementación en una amplia gama de materiales y aplicaciones.

Formulan cada aditivo antibacteriano de manera que pueda satisfacer los requisitos específicos de un innovador de producto, fabricante o usuario final y trabajan constantemente para desarrollar nuevas formulaciones que satisfagan la demanda cada vez mayor de tecnología antimicrobiana confiable.

¿En qué materiales se puede fabricar un aditivo antibacteriano?

Los aditivos antibacterianos se pueden fabricar en muchos materiales como: plásticos, pinturas, revestimientos, textiles, papel, cerámica y caucho. Bactiblock tiene una formulación adecuada para cada tipo de material y puede adaptarse a todos los requisitos antibacterianos y a todos los mercados designados.

Polímeros: Pueden integrarse a todo tipo de polímeros y todo tipo de procesos industriales (moldeo por inyección, recubrimientos de bobinas, recubrimientos en polvo, recubrimientos UV, etc.)

Textiles: Pueden incorporarse el aditivo en fibras sintéticas, y en la última fase en tisú y productos no tejidos. También se puede añadir a todo tipo de fibras (lana, algodón, nailon, acrílico, poliéster, etc.)

Otros productos: Existen muchos otros productos que agregan aditivos como papel tisú, cerámica vidriada, selladores, adhesivos, cueros, laminados, productos compuestos de piedra, etc.

¿Cuáles son los beneficios de incorporar un aditivo antibacteriano en un producto o superficie?

Los aditivos antibacterianos mejoran el rendimiento de una superficie al reducir permanentemente los efectos negativos de los microbios. Esto permite a los fabricantes ofrecer productos más limpios e higiénicos de usar, lo que les proporciona una ventaja competitiva instantánea.

La marca Bactiblock es reconocida en toda Europa como un signo de calidad, credibilidad y experiencia, lo que acelera las decisiones de compra y garantiza a sus clientes máxima eficacia.

Y no solo los fabricantes de estos productos son los únicos que se beneficiarán de los productos que contienen aditivos antibacterianos. A medida que el mundo se vuelve cada vez más consciente de la higiene, las investigaciones han demostrado que 9 de cada 10 consumidores están buscando productos que contengan una tecnología antimicrobiana probada y confiable.

Los aditivos antibacterianos Bactiblock funcionan las 24 horas del día, los 7 días de la semana para reducir las bacterias hasta en un 99,99%, asegurando a los usuarios finales que su producto está protegido permanentemente y, por lo tanto, es menos probable que albergue bacterias que causan enfermedades. La capacidad de la tecnología para minimizar la colonización microbiana también reduce el potencial de manchas y olores desagradables, lo que significa que un producto protegido se mantendrá fresco por más tiempo y tendrá un ciclo de vida funcional incrementado, ofreciendo una relación costo-beneficio significativa para el consumidor.

Los aditivos antibacterianos de iones de plata Bactiblock tampoco se desgastarán ni dañaran la superficie en la que se fabrican, lo que los hace seguros para su uso en una variedad de productos como juguetes para bebés, electrodomésticos de cocina y accesorios de baño.

Backtiblock lleva a cabo una cuidadosa validación y pruebas de control de calidad, garantizando que únicamente suministren aditivos antimicrobianos de primera calidad que cumplan con los estándares autoimpuestos de desempeño antimicrobiano.

Leave a Comment