Amuletos y talismanes para conectar con el universo

Por amuleto entendemos cualquier objeto utilizado para la superstición, creyendo que es un «defensor» de males o peligros o para propiciar la suerte. La etimología de la palabra es incierta. Podría derivar del latín a-molior (quitar, alejar), o del griego amulon, una «especie de torta» que se usaba para ofrecer en altares o tumbas para hacer propicios a los dioses y espíritus de los difuntos.

En definitiva se considera un amuleto cualquier objeto que tenga una función protectora frente a cualquier tipo de peligro, adversidad de la vida o influencia negativa que pueda generar daño al individuo.

En algunos casos su efectividad podría deberse a una especie de autosugestión poderosa: si pensamos que un determinado objeto puede tener virtudes positivas para nosotros y le atribuimos grandes poderes defensivos, sin saberlo se activan en nuestro interior fuerzas o energías que pueden ayudarnos o apoyarnos en la vida diaria. Con Alicia Collado podrás encontrar el que más te favorece siendo líder del sector esotérico.

Los primeros amuletos se utilizaron en Oriente y posteriormente se extendieron a los países occidentales

Los amuletos siempre están hechos con materiales naturales: partes de animales, plantas y materiales minerales, pero tienen un poder pasivo en relación con el talismán que en cambio es «activo». Parece que los primeros adornos de los hombres fueron amuletos y que a casi todas las joyas se les atribuyeron virtudes mágicas.

Los talismanes

El talismán tiene propiedades activas, a diferencia del amuleto que tiene un poder pasivo. El talismán cumple la importante función de proteger a la persona que lo posee del mal de ojo y los maleficios, pone en fuga la adversidad y actúa como un amuleto de la buena suerte, aportando bienestar y felicidad.

Se cree que la palabra talismán deriva del árabe tilsan o del griego telesma que significa ritual.Los talismanes son catalizadores de energías positivas y sirven para ayudarte en cualquier dificultad diaria: amor, negocios, dinero, comercio, inseguridad, etc. Cada objeto mágico es purificado, cargado y luego consagrado con los datos personales del solicitante. El talismán funciona solo para la persona para la que fue preparado y no es transferible a terceros.

La fuerza de un talismán depende principalmente del material con el que está hecho: papel pergamino, bronce, metal, latón dorado, plata y oro. El oro es el metal noble por excelencia, tiene una carga más fuerte y duradera en el tiempo. Es ideal para un talismán eficaz. Un talismán debe llevarse siempre consigo y periódicamente es necesario recargarlo.

Leave a Comment